Llámanos gratis: 900 828 001

Limpieza de conductos de aire acondicionado

La limpieza de conductos de aire acondicionado es una práctica clave para evitar el llamado síndrome del edificio enfermo (SEE), pero también una herramienta necesaria para solucionar problemas de obturación de los conductos que puedan ocasionar una disminución del rendimiento general del sistema de ventilación.

Normativas en materia de limpieza de  conductos de aire acondicionado

La limpieza de conductos de climatización no solamente ayuda a obtener una calidad del aire óptima para la salud, sino que además es una práctica obligatoria. Las normas UNE-EN 100012:2005 y UNE-EN 15780:2012 establecen los criterios de higienización para los sistemas de climatización.

 

UNE-EN 100012:2005. Mantenimiento Higiénico de sistemas de Aire Acondicionado

La norma UNE-EN 100012:2005 tiene como objetivo valorar la higiene de los sistemas de ventilación y acondicionamiento del aire. Es una norma de obligado cumplimiento según el reglamento de instalaciones térmicas en los edificios (RITE) aprobado en el Real Decreto 1027/2007, de 20 de Julio. En ella se definen todas las actuaciones de control para la adecuada higienización de los sistemas de climatización y ventilación, desde la entrada hasta la salida del aire, adecuándose a cualquier tipo de edificio. Los protocolos de evaluación determinados en esta norma comprenden:

  1. Inspección visual para verificar el estado de higiene del sistema.
  2. Inspección microbiológica de todos los elementos del sistema en el que pueda desarrollarse crecimiento microbiano, no solamente incluyendo las superficies de contacto con el aire sino también el mismo aire de impulsión y de retorno.
  3. Inspección de materia particulada

La norma presenta una seria de anexos en los que se definen los métodos de inspección (tanto microbiológica como de materia particulada), así como la descripción de las operaciones de higienización y desinfección que pueden realizarse en sistemas de climatización.

 

UNE-EN 15780:2012. Ventilación  de  edificios.  Conductos.  Limpieza  de sistemas de ventilación.

La norma UNE-EN 15780:2012, publicada en 2012 por la Asociación Española de Normalización y Certificación (AENOR) especifica los requisitos y procedimientos necesarios para evaluar y desarrollar la limpieza de los sistemas de ventilación y de aire acondicionado. En ella se desarrollan los siguientes puntos:

  1. Clasificación de la calidad de la limpieza (alta, media o baja).
  2. Metodología para la medición de la necesidad de la limpieza mediante inspección visual y mediciones
  3. Frecuencia y directrices para desarrollar las mediciones
  4. Herramientas para seleccionar los métodos de limpieza y la evaluación de su resultado

 

Métodos de limpieza de conductos de aire acondicionado

Antes de iniciar la limpieza de los conductos de aire acondicionado es preciso realizar una valoración inicial que permita conocer el estado del interior de los conductos. Una de las técnicas recogidas en la normativa UNE 100012 para la inspección de los conductos es el uso de un robot especializado que se introduce por los difusores o rejillas y que va acompañado de una doble cámara. Mediante las imágenes captadas por el robot se puede certificar el estado higiénico de los conductos en su totalidad, y con ello, detectar posibles fugas o plagas.

Una vez realizada la inspección inicial, se procede a la limpieza. Existen diferentes alternativas que variaran en función de las necesidades particulares de cada caso, pero en general, se suelen usar tres métodos recogidos en las normas UNE 100.012:2005 y UNE-EN 15780:2012:

  1. Sistema de cepillado mecánico. Este método consiste en la limpieza mediante cepillos mecánicos adaptados al tamaño y forma de los conductos y va acompañado de un sistema de aspiración.
  2. Sistema de aire comprimido. Este sistema está especialmente diseñado para la limpieza de estructuras porosas sin dañar la estructura.
  3. Sistema de limpieza de difusores y rejillas. Este sistema permite la limpieza de contaminantes físico-químicos y microbiológicos.

El último paso a realizar es el de la desinfección de los conductos. Este paso debe realizarse siempre después de una limpieza y siguiendo los criterios de higienización establecidos en las normas UNE-EN 100012:2005 y UNE-EN 15780:2012.

 

"¿Problemas de Higiene Ambiental? Podemos asesorarte y darte una solución profesional"

Sonia Martinez, Técnico de Higiene Ambiental

Publicado: 07-02-2018

Utilizamos Cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra "Política de Cookies".