Llámanos gratis: 900 828 001

Evitar Ácaros

El mejor tratamiento contra la alergia a los ácaros es evitar la exposición a los alérgenos mediante la eliminación de los ácaros del polvo.

Evita los Ácaros reduciendo la humedad ambiental

El principal factor para eliminar las poblaciones de ácaros del polvo en el hogar es el control de la humedad ambiental. Los ácaros son muy susceptibles a los ambientes con una humedad ambiental baja porque obtienen el agua absorbiéndola del aire. Si en el aire no hay agua, los ácaros se deshidratan y mueren. En la especie de ácaro del polvo Dermatophagoides farinae se comprobó que su crecimiento se paraba completamente por debajo de un 35% de humedad. En general, mantener los hogares por debajo del 50% de humedad resulta en una disminución drástica de los ácaros del polvo. La mejor forma de reducir la humedad ambiental es mediante la ventilación. Abrir las ventanas cuando sea posible y usar extractores en baños y cocinas puede ayudar a ello. También es recomendable no tender la ropa dentro de casa y arreglar goteras y humedades que pueden hacer que se aumente la humedad del aire. Es importante que las personas con especial sensibilidad a los ácaros del polvo no usen humidificadores en los dormitorios, ya que son los espacios con mayor densidad de ácaros y su uso haría que las poblaciones aumentaran drásticamente.

 

Evita los Ácaros reduciendo la producción de polvo

Un factor esencial para evitar ácaros en casa es disminuir la producción de polvo. Para ello es imprescindible reducir el número de objetos que tienden a acumular polvo, especialmente si son difíciles de limpiar, como por ejemplo los peluches, las flores artificiales de tela o los jarrones llenos de guijarros, popurrí u otros elementos decorativos. Otro consejo es limpiar regularmente las superficies u objetos donde se acumula el polvo con un paño húmedo porque evita la resuspensión de los alérgenos en el ambiente, y además, se logra eliminar una mayor cantidad de polvo.

 

Evita los Ácaros en alfombras y moquetas

Las alfombras y moquetas son una gran fuente de ácaros. Para un control efectivo de los alérgenos deberían eliminarse por completo, en especial en los dormitorios. El principal problema con estos textiles es que los ácaros son resistentes a la aspiración de estas superficies porque se agarran fuertemente con sus patas a las fibras. La única forma de poder eliminar los ácaros presentes en estos objetos es limpiarlos con vapor seco, ya que la reducción de la humedad los mata por deshidratación. Es fundamental evitar la limpieza mediante calor húmedo, ya que proporciona un medio ideal para la proliferación de los ácaros.

 

Evita los Ácaros en dormitorios

Realizar un control exhaustivo de los ácaros en los dormitorios, sobre todo en los de las personas alérgicas a los ácaros, es una actividad básica a la hora de eliminar a estos insectos, ya que es en estas habitaciones donde se produce una mayor acumulación de individuos. Una de las principales acciones es la de usar fundas anti-ácaros en los colchones y los cojines. De esta forma se evita que los ácaros puedan esconderse entre las fibras. Otra acción útil es la de lavar la ropa de cama y las cortinas cada dos semanas a 60ºC, ya que a esta temperatura se eliminan los ácaros, los huevos, y los alérgenos por completo. En habitaciones de niños alérgicos a los ácaros es fundamental evitar la acumulación de peluches, que son una gran fuente de ácaros. Si se quiere mantener alguno, se aconseja meterlo una vez al mes dentro del congelador en una bolsa de plástico un mínimo de 6 horas (idealmente toda la noche) para matar a todos los ácaros, y si se pueden lavar, hacerlo a 60ºC. No se aconseja tampoco tener plantas o acuarios en un dormitorio, ya que la humedad que pueden generar favorece el crecimiento de los ácaros.

 

Evita los Ácaros aspirando

Hay que tener en cuenta que la eliminación de los ácaros no comporta la eliminación inmediata de los alérgenos que causan las alergias. Los alérgenos son compuestos extremadamente estables y pueden permanecer activos en el ambiente hasta 18 meses después de haber eliminado a los ácaros que los han producido. Para poder eliminar completamente la exposición a estos alérgenos hay que localizar sus reservorios (principalmente refugios de ácaros), y eliminarlos. La eliminación en la ropa u otros objetos lavables se puede realizar en la lavadora a 60ºC. A esta temperatura no solamente se eliminan los ácaros y los huevos, sino que también se inactivan los alérgenos. El aspirado regular no elimina los ácaros pero sí que puede ayudar a quitar los alérgenos, principalmente los que se hallan presentes en los excrementos de los ácaros. Pero si se quiere recurrir a este factor para reducir los reservorios de alérgenos, es importante usar siempre aspiradoras con filtros HEPA, es decir, filtros de aire de alta eficiencia. Solamente este tipo de filtros pueden retener los excrementos, y por tanto los alérgenos, dentro del depósito de la aspiradora. Además, hay que tener en cuenta que la aspiración incrementa la exposición en el ambiente de los alérgenos, por lo que no es recomendable que realicen esta actividad las personas alérgicas a los ácaros.

 

"¿Problemas con las plagas? Podemos darte una solución rápida y profesional"

Omayra Orejuela, Técnico de Control de Plagas

Nuestras Cookies son utilizadas para mejorar la experiéncia del usuario.