Llámanos gratis: 900 828 001

La Avispa Asiática en una especie invasora que devora abejas

La avispa asiática (Vespa velutina spp. nigrithorax) es un insecto del orden de los Himenópteros originario del sureste asiático que se introdujo en España desde Navarra en agosto del 2010. Es una especie invasora de climas suaves y húmedos, lo que le ha permitido poder avanzar implacablemente por el norte de la península.

¿Problemas de Avispas?

Desde agosto de 2010 y hasta ahora se ha expandido por el norte peninsular a una velocidad alarmante. En noviembre del 2010 invadió el País Vasco. En julio del 2011 se la encontró en Galicia. En noviembre del 2012 ya estaba presente en el norte de Cataluña. En julio del 2014 se la detectó en Asturias y tan sólo un mes más tarde en Cantabria. En octubre de ese mismo año se la detectó en Burgos. En diciembre del 2014 en Navarra. La última cita es de su llegada a las islas Baleares, en octubre del 2015, con la detección de un nido en la isla de Mallorca. 

 

¿Cómo identificar a la Avispa Asiática?

Las obreras son individuos grandes, de unos 3 centímetros de longitud. Las reinas son un poco más grandes, de unos 3 centímetros y medio de longitud.

Su aspecto es similar al de la avispa común, excepto por la coloración. Solamente presentan una franja amarilla en la parte final del abdomen. El resto del cuerpo, cabeza, tórax y abdomen, es negro. Las patas son de color marrón oscuro en la parte más cercana al cuerpo del insecto, y de color amarillo en la parte final.

 

La Avispa Asiática y su ciclo vital

El ciclo vital de la avispa asiática es similar al de las avispas comunes. Las reinas fecundadas salen de su período de diapausa en febrero. La diapausa es un período de letargo desencadenado como respuesta a condiciones medioambientales adversas, y en el caso de la avispa, como mecanismo para superar las bajas temperaturas invernales.

Una vez que salen de su letargo empiezan a construir un nido temporal donde comienzan a poner huevos. De los huevos aparecen las larvas, que durante el mes de mayo dan lugar a las obreras, cuya primera labor es construir un nuevo nido en las proximidades.

La Avispa Asiática construye sus nidos lejos del suelo

Esta especie de avispa suele construir los nidos en lugares alejados del suelo, como la copa de los árboles, aunque también se las ha visto nidificar en el interior de edificios o, más infrecuentemente, en el suelo. Los nidos están hechos de una especie de papel elaborado a partir de madera masticada. Son construcciones esféricas de hasta 80 centímetros de diámetro. Su interior puede albergar hasta 2000 avispas y 15000 celdas para las larvas.

 

A finales de verano, las reinas y machos vírgenes creados en el avispero se aparean. Una sola reina puede crear hasta 500 nuevas reinas.

En otoño, las obreras, los machos y la reina fundadora mueren, mientras que las reinas fecundadas en verano entran en diapausa para sobrevivir al invierno. Son estas reinas las que saldrán de su letargo invernal a finales de febrero para iniciar un nuevo ciclo anual.

 

¿Qué comen?

Las obreras son grandes depredadores de otros insectos, como arañas, orugas o moscas, pero su principal presa es la abeja de la miel. Una sola avispa puede capturar de 25 a 50 abejas de la miel en un solo día. Esta característica la ha llevado a ser una amenaza para las abejas europeas, además de generar un importante impacto socioeconómico en el sector apícola. Las abejas capturadas van destinadas a alimentar a las larvas. Los adultos, en cambio, se alimentan de fruta madura y néctar de flores.

 

La dispersión de la Avispa Asiática

Esta especie tiene una gran capacidad de dispersión. Su introducción en el continente europeo se produjo en Francia, en el año 2004, a partir de un cargamento de cerámica procedente del sureste asiático que estaba infectado con reinas en estado de diapausa.

Se cree que la principal vía de introducción a nuevos territorios es precisamente esta dispersión accidental de las reinas fundadoras, sobretodo en mercancías procedentes de lugares infectados.

Además, los individuos de esta especie tienen una gran capacidad de dispersión por sí mismos, llegando a ser capaces de volar kilómetros en un solo día.

 

La presencia de la Avispa Asiática tiene efectos muy dañinos

Los efectos devastadores que esta especie invasora genera en las poblaciones de abejas de la miel europeas causan importantes pérdidas económicas en el sector apícola. Las abejas de la miel europeas, al contrario que sus parientes las abejas de la miel asiáticas, no han aprendido aún a defenderse de este nuevo depredador. Este hecho ha comportado que se registren mortalidades de hasta el 30% de estas poblaciones debidas a la depredación de la avispa asiática.

En el caso de las abejas de la miel asiáticas, cuando detectan la presencia de las avispas asiáticas cerca de su nido, se desencadena una defensa colectiva de la colmena, que consiste en crear un enjambre alrededor de la avispa para provocarle un aumento de su temperatura corporal.Mediante esta estrategia, la temperatura del interior del enjambre puede alcanzar los 45 grados centígrados, temperatura que las abejas pueden resistir, pero que es mortal para la avispa asiática.

Por lo que respecta al ser humano, estas avispas no representan más peligro que el que puedan representar las avispas comunes. Presentan un aguijón conectado a una glándula de veneno, por lo que pueden inocular veneno a las personas. Aun así, este comportamiento solamente lo desarrollan para defender el nido, por lo que no suele ser agresiva.

 

 

Nuestras Cookies son utilizadas para mejorar la experiéncia del usuario.