Llámanos gratis: 900 828 001

¿Carcoma o termitas?

Descubre las diferencias entre carcoma y termitas

Aunque ambos animales son insectos que se alimentan de madera, lo que se denomina comúnmente como insectos xilófagos, en realidad pertenecen a grupos muy distintos. Mientras que las termitas son insectos sociales del orden de los Isópodos, la carcoma es un insecto solitario perteneciente al orden de los Coleópteros, es decir, al grupo de los escarabajos.

¿Problemas de Carcoma?

Diferenciar la Carcoma de las Termitas es fácil

Diferenciar a las termitas de la carcoma es muy fácil ya que son insectos muy distintos morfológicamente. Las termitas son individuos de seis patas con una cabeza bien definida, un par de antenas, con presencia de alas o no, y de color blanquecino. La carcoma, en cambio, es el nombre por el que se conoce a la fase larvaria de varias especies de escarabajos que se alimentan de madera. En este caso, solamente las larvas consumen madera, por tanto, es la fase larvaria de estos insectos la que se encontrará en el interior de la madera infectada. Estas larvas de cuerpo arqueado y anillos marcados se pueden diferenciar fácilmente de las termitas por el hecho que no tienen ni patas ni antenas.

 

Diferencias en su ciclo vital

Otra diferencia básica entre termitas y carcoma se halla en el tipo de desarrollo que presentan sus respectivas fases juveniles. Las termitas presentan un desarrollo del tipo hemimetábolo, también conocido como desarrollo indirecto incompleto. Los insectos con desarrollo hemimetábolo presentan un desarrollo marcado por distintas etapas de crecimiento, de modo que de los huevos aparecen ninfas que se irán desarrollando en distintas fases hasta alcanzar la fase de imago o estadio adulto.

En cambio, los escarabajos xilófagos presentan un tipo de desarrollo holometábolo o indirecto completo, en el que la forma que aparece tras la eclosión de los huevos es una larva que anatómicamente es muy distinta al individuo adulto, y que presenta una etapa de desarrollo más o menos larga (en algunos casos puede ser de hasta 12 años), seguida de una fase de pupa o crisálida que terminará con la aparición del individuo adulto.

 

Diferencias entre una infestación de Carcoma y una de Termitas

Saber si una estructura de madera está afectada por termitas o carcoma es complicado debido a que tanto las termitas como la carcoma no suelen salir al exterior, con lo cual, muchas veces su presencia pasa inadvertida. Aun así, existen distintos signos que nos pueden permitir detectar su presencia.

Signos de infestación de Termitas

En el caso de las termitas, la presencia de termitas aladas o simplemente de alas nos puede indicar su presencia en las proximidades, y es uno de los principales signos de infestación. Además, a estos insectos no les gusta la luz del sol, por lo que las especies de termitas subterráneas construyen galerías en forma de tubos de barro para protegerse del sol en su camino hacia la madera de la que se alimentan. Estas galerías se sitúan verticalmente, suelen encontrarse sobre paredes o vigas, y son un claro signo de infestación por termitas subterráneas. Además, si se abren las galerías con el dedo pueden encontrarse termitas obreras viajando del nido a la madera o al revés.

En el caso de infestación por termitas de madera seca (realizan el nido en el interior de la madera de la que se alimentan), nunca hay presencia de galerías, pero sí de pequeños orificios en la madera. Estos orificios los realizan las obreras para lanzar al exterior los excrementos, o para que las formas aladas puedan salir del nido y realizar el vuelo nupcial. Así pues, la presencia de excrementos en el suelo o cerca de la madera es un claro signo de infestación por termitas de madera seca.

Descubre cómo detectar una infestación de Termitas

Signos de infestación de Carcoma

En el caso de la carcoma, el principal signo de infestación es la presencia de pilas de serrín cerca de las estructuras afectadas, que en función de la especie de carcoma puede ser muy fino (como el polvo de talco) o más grueso y de forma cilíndrica. Además, también es muy característica la presencia de orificios en la superficie de la madera. Estos agujeros los realizan las formas adultas cuando salen de la madera tras la eclosión de la pupa.  La diferencia que hay entre los agujeros en la madera infectada causada por la carcoma y los agujeros realizados por termitas, es que en el caso de la carcoma estos agujeros estarán claramente abiertos y siempre acompañados de serrín, mientras que en el caso de las termitas, los agujeros estarán recubiertos de barro (ya que los tapan una vez los han usado para lanzar los excrementos) y sin restos de serrín.

Descubre cómo detectar una infestación de Carcoma

 

Artículos de Carcoma relacionados

Nuestras Cookies son utilizadas para mejorar la experiéncia del usuario.