Llámanos gratis: 900 828 001

¿De qué se alimentan las chinches de cama?

Las chinches de cama son insectos estrictamente hematófagos, es decir, solamente se alimentan de sangre de animales vertebrados. El huésped preferido de la chinche de cama es el ser humano, aunque en ocasiones también puede alimentarse de sangre de animales domésticos como perros, gatos o pájaros.

Presenta un aparato bucal de tipo picador, formado por 4 estiletes generados a partir de la modificación de las mandíbulas y las maxilas. Dos de estos estiletes agarran la piel del huésped, mientras que los otros dos penetran en la piel. Uno de ellos inyecta saliva con una substancia anestésica y coagulante, mientras que el otro absorbe la sangre. Debido a las substancias anestésicas, la picadura no provoca dolor en el momento de producirse, aunque el sistema inmunológico del huésped reacciona contra la saliva de la chinche provocando a las pocas horas una urticaria localizada.

Las chinches suelen picar de noche, que es cuando están activas. Pueden detectar al huésped hasta a un metro y medio de distancia (lo cual es considerable teniendo en cuenta el reducido tamaño de las chinches, que en fase adulta miden unos 5-6 milímetros de longitud). Las chinches detectan a los humanos a través de la temperatura corporal (mediante sensores de temperatura presentes en las antenas), la emisión del dióxido de carbono exhalado en la respiración, o mediante la detección de determinadas substancias químicas presentes en el sudor seco, el material secretado por las glándulas sebáceas o las secreciones secas de los oídos.

La frecuencia de alimentación varía dependiendo de la tasa de digestión, la temperatura ambiental y la disponibilidad de los huéspedes, y oscila entre 5 y 10 días. La ingesta de sangre es mayor en chinches adultas (5-10 minutos) que en las ninfas (3 minutos) y es imprescindible una toma completa de sangre para poder pasar de una fase a la siguiente durante el desarrollo.

Por lo general, las chinches adultas pueden aguantar mucho tiempo sin alimentarse de sangre en condiciones de escasez de huéspedes, pero no así las ninfas, que mueren tras pocos días de emerger de los huevos si no se alimentan.

 

Nuestras Cookies son utilizadas para mejorar la experiéncia del usuario.