Llámanos gratis: 900 828 001

¿Es cierto que existen chinches de cama resistentes a los insecticidas?

La erradicación de las chinches de cama mediante insecticidas se ha complicado a lo largo de la historia y, cada vez, es superior su resistencia a la toxicidad de estos elementos.

Durante la segunda mitad del siglo XX, las campañas públicas de información sobre las chinches de cama y las fumigaciones masivas con insecticidas como el DDT generaron una disminución casi total de las chinches de cama en los países desarrollados.

Sin embargo, unos años más tarde empezaron a circular informes científicos en los que se documentaba la aparición de poblaciones de chinches resistentes al DDT. El primero fue en 1948, y detallaba el fracaso de este insecticida en la erradicación de una plaga de chinches de cama en las barracas de la Estación Naval de Pearl Harbour.

 

La resistencia de las Chinches al DDT era una realidad ya en los años 60

A partir de entonces no pararon de surgir otros estudios en los que se detallaba la resistencia al DDT de poblaciones de chinches de cama de otras partes del mundo. En los años 60 la resistencia de varias poblaciones de chinches de cama al DDT ya era un hecho constatado.

La prohibición a nivel internacional de este insecticida en los años 70, así como la aparición a nivel mundial de poblaciones de chinches de cama resistentes a este producto, hicieron necesaria la aparición de un nuevo producto para controlar la plaga.

Como alternativa al DDT, a finales de los años 70 empezaron a usarse los piretroides para erradicar las poblaciones de chinches de cama. Los insecticidas basados en este producto son altamente efectivos contra las chinches de cama, pero igual que pasó con el DDT, ya se han empezado a detectar poblaciones resistentes a este insecticida.

 

La resistencia de las chinches a nuevos insecticidas se documentó por primera vez en el Reino Unido en 2006

La resistencia a los insecticidas se produce debido a una serie de mutaciones en el ADN de las chinches que las hace resistentes a sus efectos tóxicos. Como consecuencia, las poblaciones vulnerables mueren, pero las resistentes se reproducen, haciendo que cada vez sea más difícil eliminar esta plaga.

Estudios de laboratorio también han visto que las poblaciones resistentes a los insecticidas tienen un tiempo de desarrollo de sus fases juveniles más corto que las poblaciones vulnerables, pero por contrapartida, éstas son más vulnerables a la falta de alimento.

Además, también se ha comprobado que la esperanza de vida de las chinches resistentes es más corta que la de las chinches no resistentes. Ante la aparición cada vez mayor de poblaciones de chinches de cama resistentes a los insecticidas, el uso de métodos de eliminación sin insecticidas, como los tratamientos con vapor, se erigen como una buena alternativa para su control.

 

Utilizamos Cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra "Política de Cookies".