Llámanos gratis: 900 828 001

¿Cuál es la diferencia entre una picadura de chinche de cama y una picadura de pulga?

Uno de los signos más evidentes de una infección por chinches de cama son las picaduras. Sin embargo, en aquellas personas en las que se produce una reacción tras la picadura, la lesión es a veces muy similar a la de otros insectos que se alimentan de sangre, como por ejemplo las pulgas.

Entonces, ¿cómo se puede diferenciar entre las picaduras de chinches de cama y las picaduras de pulgas?

En ambos casos puede ser que tras la picadura se produzca una reacción más o menos intensa, dependiendo de la sensibilidad de la persona a los alérgenos inoculados, o incluso, que no se dé ningún tipo de reacción. Con todo, existen algunas diferencias que pueden ayudar a su identificación.

Las chinches de cama, a diferencia de las pulgas, son insectos que presentan una actividad nocturna. Esto implica que mientras que las picaduras de pulga se pueden producir en cualquier momento del día, las de chinches de cama solamente se producen durante la noche. Además, en asociación con esta actividad nocturna, las chinches de cama suelen encontrarse en las habitaciones o lugares de descanso de las personas, mientras que las pulgas se pueden encontrar en cualquier parte de la casa.

También existen preferencias en la localización de la picadura dependiendo de si se trata de chinches de cama o de pulgas. En el caso de las pulgas, las picaduras se localizan generalmente en los tobillos o parte baja de las piernas. En las chinches de cama, las picaduras se suelen producir en brazos, torso y cuello.

El aspecto de la picadura también presenta algunas diferencias. Pese a que las ronchas que aparecen en los dos casos son muy parecidas (círculos rojizos), las de las pulgas suelen presentar un punto rojizo en el centro que no tienen las de las chinches. Además, las picaduras de chinches suelen inflamarse, como las de los mosquitos, mientras que las de las pulgas no suelen inflarse.

En cualquier caso, es importante encontrar la fuente de las picaduras y erradicarla. Si se sospecha de pulgas y se tienen mascotas, es importante buscar bien entre su pelo en busca de heces de pulga (pequeñas bolitas negras) o de las mismas pulgas. Y en caso de sospechar de chinches de cama, inspeccionar bien las habitaciones en busca de los síntomas típicos de esta plaga, como la presencia de manchas negras en las sábanas o de refugios en las costuras de los colchones, en los cojines, en las grietas de los muebles o en el somier.

Una vez localizado el problema es imprescindible iniciar un tratamiento de control para eliminar la plaga y prevenir futuras reinfestaciones. Para ello, es muy útil contactar con una empresa de control de plagas con experiencia en el control de este tipo de insectos.

 

Utilizamos Cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra "Política de Cookies".