Llámanos gratis: 900 828 001

¿Resulta eficaz el vapor para combatir una plaga de chinches?

El vapor es una buena forma de eliminar chinches de cama y una buena alternativa al uso de insecticidas, ya que no genera efectos nocivos ni en el medioambiente ni en la salud de las personas y animales de compañía.

Además, las chinches de cama son insectos con una gran capacidad para desarrollar resistencia a determinados insecticidas, con lo cual, el uso de vapor para erradicar plagas de chinches es cada vez más frecuente.

Sin embargo, hay que tener especial precaución a la hora de llevar a cabo tratamientos térmicos basados en la liberación de vapor, ya que aunque el calor es un buen método de eliminación de chinches, hay algunas fases del ciclo biológico de esta especie que son más resistentes que otras.Así pues, la temperatura y el tiempo de exposición se hacen claves para una total eliminación de la plaga mediante calor.

Todas las fases de desarrollo de este insecto mueren cuando se exponen a temperaturas de 50ºC. Las ninfas y los adultos mueren antes de alcanzar los 50ºC pero los huevos son capaces de resistir temperaturas de 48ºC durante más de una hora de exposición a esta temperatura.

Para que el tratamiento sea realmente eficaz, el calor debe llegar a todas las formas posibles de la plaga (huevos, ninfas y adultos). La mejor forma de conseguirlo es mediante la aplicación de vapor, ya que puede entrar en cualquier grieta o agujero donde se escondan las chinches.

Es muy importante tener en cuenta que cuando el vapor entra en contacto con un material sólido o con el mismo aire, al hallarse estos elementos a temperaturas inferiores a los 50ºC, hace que el vapor se enfríe. Si se enfría por debajo de los 50ºC, no matará a las chinches cuando entre en contacto con ellas, ya que la temperatura estará por debajo de su temperatura letal.

Para evitar este tipo de situaciones, las empresas de control de plagas profesionales utilizan unas máquinas que aplican calor seco sobrecalentado hasta 180ºC en el punto de salida, y que han sido especialmente diseñadas para el control de chinches. Así, cuando el vapor se aplica al área infectada, ésta alcanza como mínimo 80ºC, temperatura suficiente para la eliminación de todas las fases de vida de las chinches de cama.

 

Nuestras Cookies son utilizadas para mejorar la experiéncia del usuario.