Llámanos gratis: 900 828 001

Cómo escoger un buen profesional de control de chinches de cama

Existen muchas empresas de control de plagas, pero no todas están igualmente calificadas para el control de chinches de cama.

A la hora de escoger un buen profesional de control de chinches es importante tener en cuenta una serie de factores que permitan a la persona que va a contratar el servicio confiar plenamente en la experiencia y profesionalidad de la empresa contratada.

 

Factores

En primer lugar, hay que informarse bien del tratamiento que se va a realizar. No todas las empresas pueden aplicar tratamientos plaguicidas, sino solamente aquellas que están debidamente registradas en el Registro Oficial de Establecimientos y Servicios Biocidas de cada Comunidad Autónoma. En caso de usar un tratamiento en el que intervengan productos químicos, es fundamental pedir información sobre dichos productos antes de contratar el servicio de control.

Cada producto químico presenta una hoja de seguridad en el que se detalla claramente y de forma muy específica qué precauciones deben tomarse a la hora de aplicarlo, cuáles son los tiempos de seguridad o qué efectos tóxicos puede causar sobre las personas, los animales domésticos o el medioambiente. Los productos químicos son substancias que pueden ser potencialmente dañinas para la salud si no se siguen las indicaciones de uso correctamente, por ese motivo es imprescindible tener en cuenta todos los consejos de seguridad que se detallen en dicha hoja.

También es indispensable asegurarse de que los técnicos que realizaran el control de chinches son personas experimentadas en este tipo de plaga y que conocen bien tanto la biología como el comportamiento de la especie. En ese sentido, debe desconfiarse de los comerciales que aseguran que el control de una plaga de chinches será algo seguro y rápido, puesto que este tipo de plagas son complicadas de erradicar, tanto por su gran capacidad para refugiarse en escondites, como por su elevada resistencia.

Así mismo, hay que pedir garantías por si el tratamiento no soluciona el problema de chinches.

Por último, y no por ello menos importante, hay que tener en cuenta que los tratamientos más baratos no siempre son los más ventajosos y que la calidad tiene su precio justo. 

 

Utilizamos Cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra "Política de Cookies".