Llámanos gratis: 900 828 001

Los insecticidas más utilizados en el control de chinches

Actualmente en Europa existe un número limitado de insecticidas de uso autorizado contra las chinches de cama.

En primer lugar hay los insecticidas de la familia de las piretrinas naturales, que tienen la desventaja de presentar poca persistencia en el lugar de aplicación.

También hay los insecticidas de la familia de los piretroides sintéticos. Estos son similares a los anteriores pero más persistentes. Sin embargo, presentan un efecto repelente que puede llegar a dispersar la plaga, y además, las chinches pueden volverse resistentes.

En último término hay los insecticidas de la familia de los carbamatos, de entre los cuales solamente está autorizado el uso del bendiocarb, que presenta la limitación de no poderse utilizar en colchones.

Todos estos insecticidas llevan usándose desde la década de los años 60, provocando la aparición de poblaciones de chinches de cama resistentes a ellos. Esto conlleva la necesidad de combinar su uso con otro tipo de productos, por ejemplo, con el uso de IGR’s.

Los IGR son reguladores de crecimiento de los insectos y son efectivos contra las fases ninfales de las chinches, ya que evitan que puedan mudar durante el cambio de fase. Además, también se ha demostrado su eficacia contra las hembras de chinche, que en contacto con esta substancia reducen muchísimo su potencial reproductivo. Sin embargo, la principal limitación de los reguladores de crecimiento es que no son efectivos contra los individuos adultos. Es por ello que suelen utilizarse en combinación con un insecticida.

Otros productos alternativos a los insecticidas más tradicionales son las formulaciones en polvo de materiales inorgánicos, como el gel de sílice o la llamada “tierra de diatomeas”. Estos productos ejercen un poder desecante contra los insectos, provocando que se deshidraten y mueran. Su eficacia aún está por probar científicamente, ya que hoy en día las citas sobre su eficacia contra chinches de cama son más bien anecdóticas.

No obstante, parece que los ensayos en laboratorio usando una combinación de gel de sílice, piretrinas y feromonas de alarma están dando buenos resultados contra poblaciones de chinches altamente resistentes a los insecticidas, aunque también existe la posibilidad de que las chinches de cama se vuelvan resistentes a este compuesto con el paso del tiempo.

Actualmente, el tratamiento más efectivo para las chinches de cama no es un sistema químico, es decir, el uso de insecticidas, sino el sistema físico. Los sistemas físicos están basados en la aplicación de temperatura, ya sea frío o calor, que sea capaz de eliminar por completo todas las fases del desarrollo de estos insectos.

En concreto, los sistemas de control mediante calor son en la actualidad los más efectivos puesto que, en el rango comprendido entre los 45-56ºC, se eliminan todas las fases de desarrollo de los insectos. Además, este tipo de sistema es el más respetuoso con el medio ambiente, no comportando ningún riesgo para la salud.

 

Utilizamos Cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra "Política de Cookies".