Llámanos gratis: 900 828 001

La inseminación traumática de las chinches de cama

Las chinches de cama (Cimex lectularius) se aparean mediante un sistema conocido como inseminación traumática. Este mecanismo consiste en la perforación por parte del macho de la cavidad abdominal de la hembra mediante un pene lanceolado, que posteriormente inyecta el esperma en la herida producida.

Las hembras de chinches de cama están anatómicamente adaptadas a este tipo de apareamiento mediante lo que se conoce como espermalégio. El espermalégio se divide en el ectoespermalégio y el mesoespermalégio:

El ectoespermalégio es una especie de ranura situada en la pared abdominal externa de la hembra que guía al macho durante la perforación de la pared abdominal. Esta estructura se comunica con una especie de bolsa interna, el mesosepermalégio, que está especialmente diseñada para recibir el esperma del macho. El esperma abandona el mesoespermalégio al cabo de unas cuatro horas y se dirige hacia el líquido circulatorio, la hemolinfa, desde donde viaja hasta los ovarios.

Posteriormente, se almacena en unos órganos conocidos como conceptáculos seminales hasta su uso en la fecundación de los huevos. Las hembras de chinche de cama se aparean múltiples veces a lo largo de su vida. La rotura repetida de la pared abdominal producida por la inseminación traumática acorta la vida de las hembras en un 25-30%, ya que la herida provocada por la perforación provoca infecciones bacterianas y fúngicas. Además, no es infrecuente la muerte de hembras recién fecundadas por rotura intestinal causada por la perforación de la pared abdominal más allá del mesoespermalégio.

Por otra parte, los machos no tienen la capacidad de distinguir entre sexos o estadios de desarrollo, sino que escogen a los individuos para aparearse en función del tamaño. Así, los individuos de gran tamaño son susceptibles de ser perforados por los machos, ya que la mayoría de éstos son hembras recién alimentadas.

Cuando un macho centra su atención erróneamente en una ninfa o macho de gran tamaño, éstos liberan una substancia denominada feromona de alarma, que aleja a los machos inseminadores y provoca la dispersión de la población, favoreciendo la expansión de la plaga en los inmuebles infectados.

 

Utilizamos Cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra "Política de Cookies".