Llámanos gratis: 900 828 001

¿Qué son las fundas de colchón anti-chinches?

Las fundas de colchón anti-chinches funcionan de tal modo que evitan la circulación de chinches del interior al exterior del colchón o viceversa.

Las chinches de cama son una plaga cada vez más frecuente en los hogares de todo el mundo. Actualmente se pueden encontrar en casi cualquier parte: casas, hostales, hoteles, y en general, cualquier tipo de alojamiento. En los dormitorios suelen esconderse con frecuencia en los colchones porque esta zona les permite poder alimentarse de la sangre de las personas que duermen en ellos durante la noche. No nos debe extrañar que los propietarios de un hogar infectado sientan rechazo a seguir usando su colchón, incluso después de haber sido tratado. Para ello existen las fundas de colchón anti-chinches.

 

Funcionamiento de las fundas anti-chinches

Estas fundas funcionan de tal modo que evitan la circulación de chinches del interior al exterior del colchón o viceversa. Debido a que el tamaño y forma de las chinches les permite poder colarse por agujeros y rendijas muy pequeñas, las fundas de colchón anti-chinches suelen estar diseñadas para proporcionar un cierre totalmente hermético. Esto se consigue mediante cremalleras reforzadas y con sistemas de seguridad especialmente elaboradas para evitar que se puedan abrir accidentalmente (por ejemplo haciendo o deshaciendo la cama) o que queden agujeros al final de la cremallera por el que puedan pasar las chinches.

El material con el que están elaboradas presenta una porosidad mucho menor a la del tamaño de las chinches y es resistente a las picaduras, de modo que las chinches no pueden picar a través de su tejido. De esta forma, las chinches que intentan escapar del colchón se topan con una barrera impenetrable que no les deja alcanzar a las personas que están durmiendo encima de él, y ante la imposibilidad de alimentarse, con el tiempo acaban muriendo de hambre.

Además, son fundas lavables y transpirables, y debido a su diseño, también son eficaces contra los ácaros u otros organismos alérgenos. Es una buena alternativa para evitar tener que comprar un colchón nuevo después de una plaga de chinches de cama.

 

Utilizamos Cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra "Política de Cookies".