Llámanos gratis: 900 828 001

¿Resultan eficaces las trampas de monitoreo comercializadas?

Existen en el mercado numerosas trampas de monitoreo para detectar la presencia de chinches de cama en una habitación. Estas trampas contienen diferentes sistemas para atraer a las chinches de cama que se basan en los diferentes estímulos que estos insectos son capaces de percibir.

Está comprobado que las chinches de cama pueden detectar tres tipos de estímulos: olfativos, gustativos y mecano-sensoriales. Gracias a ellos son capaces de orientarse hacia los huéspedes para alimentarse de su sangre. Las chinches de cama se sienten atraídas principalmente por tres elementos: el calor, la concentración de CO2 (dióxido de carbono) y el olor de determinadas moléculas químicas desprendidas por la piel humana.

Por lo que respecta al calor, las chinches de cama pueden detectar diferencias de calor de 1 o 2 grados centígrados, y se ven muy atraídas por fuentes de calor superiores a la temperatura ambiental.

Las fuentes de CO2, como la presente en la exhalación durante la respiración, también atraen muy fuertemente a estos parásitos, mientras que las moléculas químicas emanadas por la piel humana generan una atracción sutil por sí solas, pero combinadas con el CO2 o el calor, pueden resultar significativamente atrayentes.

Las trampas de monitoreo para chinches suelen usar alguno de estos sistemas para atraer a las chinches hacia la trampa. Está demostrado que en condiciones de laboratorio las trampas contra chinches que contienen una combinación de atrayentes, por ejemplo CO2 y una fuente de calor, o CO2 y moléculas químicas atrayentes olfativamente, son efectivas para capturar chinches de cama.

Sin embargo, en condiciones reales hay múltiples factores que pueden afectar la eficacia de las trampas. Un ejemplo serían las corrientes de aire, ya que las chinches tienen una capacidad de detección de estos atrayentes de unos pocos centímetros.

La presencia de personas dentro de la habitación también puede afectar significativamente la eficacia de estas trampas, ya que la presencia de huéspedes suele generar un poder de atracción superior al generado por las trampas. Por ese motivo no es aconsejable el uso de este tipo de trampas para controlar una infección de chinches de cama, ya que su eficacia no está del todo demostrada en condiciones reales.

 

Nuestras Cookies son utilizadas para mejorar la experiéncia del usuario.