Llámanos gratis: 900 828 001

Tratamiento casero de chinches de cama en ropa y textiles

Estadísticamente, los lugares más comunes donde las chinches de ama encuentran todo lo que necesitan son los colchones, las grietas en la pared, los cabezales de cama, las sábanas, las mesitas de noche y la ropa en general.

¿Cómo desinfectar este tipo de objetos?

Es conveniente distinguir entre los elementos textiles y los que no lo son, ya que, en los primeros, las chinches de cama pueden pasar desapercibidas y seguir extendiéndose sin ser vistas. No obstante, la solución más efectiva para recuperar las prendas es a través del lavado; pero no de cualquier lavado. Un estudio realizado en 2010, por la Universidad de Sheffield (Reino Unido), fomenta prácticas alternativas para ayudar a combatir la presencia de chinches de cama.

 

Soluciones caseras para evitar chinches en textil

  • Como hemos adelantado, una de esas soluciones es utilizar la lavadora, aplicando una temperatura de 60ºC para provocar la desaparición total de todos los estadios de la chinche de cama (huevos, ninfas y adultos).
  • Desinfectar todo tipo de textiles mediante ciclos calientes en la secadora, a una temperatura entre los 40 y los 45ºC, de una duración aproximada de 30 minutos cada ciclo.
  • Para aquellas prendas que, por su delicadeza, no se sometan a temperaturas elevadas, existe un Tratamiento de limpieza profesional en seco a base de percloroetileno. Es un servicio que se puede hallar fácilmente en una tintorería tradicional; es esencial avisar a la tintorería sobre el estado de las prendas para evitar cualquier nuevo foco accidentalmente.

 

Algunas soluciones para objetos no textiles

  • Dejar los objetos aislados durante bastante tiempo (alrededor de un año y medio), almacenados en bolsas de plástico o cajas. Es la opción indicada para aquellos objetos que no se puedan meter en la secadora o, simplemente, lavar.

Contemplar como una medida preventiva una sesión de limpieza general, para tirar todo aquello que no sea necesario; además, puede ahorrarnos más de un disgusto con las chinches de cama. Por ejemplo, las cajas de cartón tienen una estructura que les facilita refugiarse en el interior y muchas veces las conservamos vacías.

 

Utilizamos Cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra "Política de Cookies".