Llámanos gratis: 900 828 001

Cómo tratar las picaduras de las chinches de cama

Si una chinche de cama es molesta, principalmente, lo es por ser hematófaga; es decir, que de la misma forma que Drácula, su base alimenticia se compone de sangre, ya sea de la de los mamíferos o bien de la de las aves. Y, por supuesto, nosotros, estamos dentro de la primera categoría.

Picaduras de chinches de cama: cómo ocurren

Lo más probable es que las picaduras se produzcan por la noche, cuando más vulnerables estamos. En ese momento, las Chinches de cama salen de sus escondites para clavarnos sus estiletes, los cuales tiene una doble función: por una parte, establece un canal salival y, por otra, establece uno alimentario.

Por el canal salival, las Chinches de cama inyectan anticoagulantes, y, por el canal alimentario, se asegura un flujo constante de sangre. Esas substancias anticoagulantes son las responsables de ocasionar la reacción alérgica, pero no la picadura en sí. Cómo se manifieste externamente la picadura dependerá mucho de cada persona; a algunas, ni si quiera se les desarrolla ninguna reacción visible.

 

¿Cómo tratar las picaduras de chinches de cama?

El tratamiento para las picaduras  provocadas por las chinches de cama no dista en casi nada de los que hay para otros insectos similares, como las pulgas o los mosquitos. Como lo más molesto de una picadura es el picor, tal y como lo indica su nombre, el objetivo es conseguir algo que nos disminuya la quemazón.

Una de las propuestas más convencionales sería la de aplicar corticosteroides o antihistamínicos, en crema o en pastilla. No curan la herida en sí, pero son muy efectivos para reducir tanto el picor como la inflamación.

 

Alternativas naturales: hierbas y terapias

Algunas personas prefieren otras alternativas más naturales, ya que evitan el uso de químicos farmacéuticos. Para ellas, también existe la posibilidad de realizar una terapia que consiste en la aplicación local de frío o calor.

Además, hay plantas medicinales con propiedades antimicrobianas y antiinflamatorias, como la manzanilla o el aloe vera, que son muy eficaces para tratar los mismos síntomas que los corticosteroides o antihistamínicos. Ambas están indicadas para uso tópico y no son excluyentes entre sí.

 

Utilizamos Cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra "Política de Cookies".