Llámanos gratis: 900 828 001

Garrapatas

Las Garrapatas son un problema asociado a animales domésticos

Dentro del grupo de los arácnidos existe el orden Acarina. Este orden incluye a los ácaros y a las garrapatas. Todas las garrapatas se alimentan de sangre de vertebrados, principalmente de mamíferos y aves.

¿Problemas de Garrapatas?

Especies de Garrapatas

Existen unas 900 especies repartidas en dos familias: las garrapatas duras (Família Ixodidae) que comprenden un 80% de las especies y las garrapatas blandas (Família Argasidae) que comprenden el 20% restante. 

Las garrapatas duras

Las garrapatas duras reciben su nombre por la presencia de una placa dura en la superficie dorsal del cuerpo llamada escudo. Además, presentan el aparato bucal, llamado gnathostoma, en posición apical, de modo que éste puede apreciarse fácilmente cuando se mira a la garrapata en posición dorsal.

Las garrapatas blandas

Las garrapatas blandas presentan la superficie externa de su cuerpo desnuda, es decir, sin escudo, que recuerda al aspecto del cuero, y tienen el gnathostoma en posición anteroventral, lo que implica que si se mira al individuo desde arriba no se le vea el aparato bucal.

 

El ciclo vital de las garrapatas: el huevo, la larva, la ninfa y el individuo adulto

El ciclo vital de las garrapatas difiere en función de si se trata de garrapatas duras o garrapatas blandas. En ambos casos, el inicio del ciclo empieza con la eclosión en el suelo de los huevos puestos por las hembras.

Las larvas, a diferencia de las ninfas y los adultos, presentan solamente 3 pares de patas, mientras que los demás estadios activos presentan los 4 pares característicos de los arácnidos. Inmediatamente después de la eclosión, las larvas buscan un huésped para alimentarse.

Las picaduras de las garrapatas pueden transmitir enfermedades

Cuando una de las fases activas consigue subir a un huésped lo primero que hace es buscar una zona satisfactoria para morder y succionar la sangre. El primer paso tras la mordida es la secreción de una substancia que solidifica en contacto con la piel llamada cemento, que permite al individuo agarrarse fuerte al huésped.

Unas horas más tarde, las glándulas salivares de la garrapata inoculan en la denominada cavidad alimentaria una serie de compuestos activos que contribuyen a mantener un flujo constante de sangre.

Además, también secretan unas substancias que inhiben la respuesta inmunitaria del huésped. Las garrapatas pueden transmitir una gran cantidad de enfermedades. La transmisión de los patógenos involucrados en causar dichas enfermedades se produce aproximadamente unas 24 horas tras el inicio de la alimentación.

La toma de sangre depende del tipo de garrapata

Mientras que las garrapatas duras se alimentan durante días o semanas en una sola toma, las blandas ingieren tomas de sangre de como máximo 60 minutos.

Tras la toma, las garrapatas se dejan caer al suelo y buscan una zona húmeda en la vegetación para realizar la muda hacia la siguiente fase. En cuanto terminan la muda, trepan a lo alto de la vegetación para buscar a otro huésped y realizar la siguiente toma.

En las garrapatas duras, los individuos adultos se aparean en el propio cuerpo del huésped, mientras que en las blandas el apareamiento se realiza normalmente en el suelo. Tras el apareamiento, las hembras realizan una toma de sangre y cuando terminan se dejan caer al suelo, pero esta vez no para mudar, sino para poner los huevos. En el caso de las garrapatas duras la puesta de huevos se realiza una sola vez en la vida, y consta de aproximadamente 1500-16000 huevos repartidos en varias semanas de puesta. Debido al gran esfuerzo energético realizado, las hembras mueren cuando terminan el período reproductivo.

Sin embargo, en las garrapatas blandas la puesta de huevos es de unos 50-70 huevos en cada período reproductivo. Al no ser un esfuerzo tan exigente a nivel energético como el de las garrapatas duras, las hembras de esta familia pueden ser fecundadas y poner huevos varias veces a lo largo de su vida.

 

Las garrapatas son un problema de salud pública

La importancia de las garrapatas radica en el hecho de que pueden ser vectores de importantes enfermedades parasitarias, bacterianas y víricas. Algunas de estas enfermedades afectan al ganado, lo que causa importantes pérdidas económicas.

Se estima que un 80% del ganado de todo el mundo está infectado por garrapatas, lo que ocasiona pérdida de sangre, lesiones en piel y ubres, y la inyección de toxinas que causan debilidad e incluso mortalidad en los huéspedes. Como consecuencia, se produce una reducción considerable en la productividad del ganado. Se estima que en Estados Unidos las pérdidas económicas asociadas al impacto de las garrapatas en el ganado alcanzan los 18 billones de dólares.

 

Garrapatas en animales domésticos

Por lo que respecta a los animales domésticos, la garrapata común del perro (Rhipicephalus sanguineus) puede transmitir a los perros Erlichiosis canina, una enfermedad que produce fiebre, hemorragias, problemas respiratorios y articulares, y que puede llegar a ser fatal.

Los animales domésticos también pueden llegar a sufrir Hepatozoonosis, una enfermedad transmitida por la ingestión de garrapatas infectadas. El parásito asociado a esta dolencia puede afectar órganos vitales como el corazón, el hígado o los riñones y también puede resultar fatal. La Baberiosis es otra enfermedad transmitida por garrapatas que afecta a animales domésticos y que también puede llegar a afectar a humanos, en cuyo caso puede resultar fatal cuando afecta humanos inmunodeprimidos.

La enfermedad más grave transmitida por garrapatas a los humanos es la enfermedad de Lyme. Esta enfermedad la transmiten garrapatas de la especie Ixodes ricinus y también puede afectar a aves, roedores, ungulados y carnívoros salvajes. Los primeros síntomas son similares a una gripe, y en una segunda y tercera fase provoca problemas neurológicos y articulares graves que pueden llegar a causar la muerte. 

 

Nuestras Cookies son utilizadas para mejorar la experiéncia del usuario.