Llámanos gratis: 900 828 001

Palomas

Las Palomas son un problema de salud pública

Desafortunadamente, las Palomas y demás especies de aves también pueden convertirse en una plaga cuando se asocian estrechamente con el ser humano, ya que pueden ser transmisoras de enfermedades o parásitos, dañar edificios o contaminar alimentos.

¿Problemas con las Palomas?

La Paloma común o doméstica (Columba livia domestica) es descendiente de la paloma bravía (Columba livia), nativa del sur de Eurasia y el norte de África. Pesa unos 315-410 gramos y mide unos 29-35 cm. Su aspecto varía mucho. Las más parecidas a las palomas bravías se distinguen de éstas por presentar dos franjas negras al final de las alas y una franja negra y ancha en la cola. El color del cuerpo puede variar entre los colores: gris, blanco, negro y bronce. La cabeza es oscura y suele presentar una iridiscencia verde-púrpura.

 

Las Palomas solo tienen una pareja

Las palomas son animales monógamos, es decir, tienen una sola pareja. En esta unión, ambos progenitores tienen cuidado de los huevos y los polluelos. Los nidos de las palomas consisten en varias ramitas, hierbas y varitas que juntan sobre una base simple asentada en distintas superficies como: repisas, áticos, árboles, etc. Una vez se ha realizado el apareamiento, las hembras depositan en el nido 1 o 2 huevos que eclosionan aproximadamente a los 18 días. Los polluelos de las palomas se llaman pichones y son alimentados por sus padres durante los primeros días mediante una substancia regurgitada que se denomina leche de paloma o leche de buche, de consistencia pastosa y rica en proteínas y grasas. Más tarde, son alimentados por distintos alimentos previamente reblandecidos. Los polluelos abandonan el nido en 4-6 semanas.

Las palomas pueden anidar de 2 a 4 veces al año en cualquier estación, aunque el pico de reproducción se da en primavera y otoño.

La esperanza de vida de las palomas silvestres es de hasta 15 años, mientras que las palomas urbanas se estima que no viven más de 3-4 años.

 

Las Palomas se alimentan de cualquier cosa

Las palomas se alimentan de desperdicios, semillas, frutas, y en general cualquier resto de alimento proporcionado por la gente de forma intencionada o accidental. Como las demás aves, poseen una estructura denominada ventrículo o molleja unida al estómago y que tiene la función de triturar finamente el alimento ingerido. Esta función es muy importante, sobre todo en aves que ingieren semillas u otros alimentos duros, ya que las aves carecen de dientes para triturar los alimentos. Las palomas, además, ingieren piedrecitas o arenilla que se acumula en la molleja, y sirve para moler el alimento y facilitar su triturado. 

Una paloma puede ingerir a diario un 15% de su peso en alimento(unos 60 gramos aproximadamente), aunque pueden soportar algunos días sin comer. Sin embargo, necesitan beber agua a diario.

 

Las Palomas beben agua como los humanos

La mayoría de las aves no son capaces de beber agua por succión mediante movimientos de contracción (o peristálticos) de la musculatura del esófago como hace el ser humano, de modo que beben llenando la boca de agua y levantando repetitivamente la cabeza para hacer que el agua baje por gravedad por el esófago. Las palomas, en cambio, son de las pocas aves capaces de beber succionando el agua a través de sus picos y sin tener que levantar la cabeza.

 

Las Palomas viven en ciudades y áreas rurales

La paloma común se encuentra normalmente en ciudades y áreas rurales. En las ciudades suelen frecuentar parques y zonas cercanas a alimentos, y suelen nidificar o descansar en puentes y edificios. En áreas rurales habitan en los patios de las granjas, los establos, los graneros o los molinos. Tienen hábitos rutinarios, de modo que se alimentan, anidan y perchan en los mismos lugares a diario. El perchado, la anidación y el descanso lo suelen realizar en áreas altas y protegidas.

 

Las Palomas: un problema de salud pública 

Las aves son una fuente común de transmisión de enfermedades por contaminación alimentaria, además de poder contaminar el alimento directamente mediante materia fecal, plumas o parásitos. Por ejemplo, se ha visto que las palomas pueden transportar en sus patas bacterias de la salmonelosis, de modo que pueden llegar a transmitir la bacteria cuando caminan en áreas donde la gente coloca sus alimentos, como bancos, o mesas situadas al aire libre.

Las palomas también son hospederas de varios ectoparásitos que afectan a las personas, como la chinche del nido de la paloma (Cimex columbarius), la garrapata de la paloma (Argas relexus), la pulga (Ceratophyllus columbae) o varias especies de piojos o ácaros que se pueden introducir en las casas a partir de los nidos construidos cerca de las viviendas. 

Descubre nuestras medidas de exclusión para mantener las palomas alejadas.

 

Nuestras Cookies son utilizadas para mejorar la experiéncia del usuario.