Llámanos gratis: 900 828 001

Ratas o ratones en casa

Los roedores son un problema común en las casas

Los roedores que viven en estrecha asociación con el ser humano se denominan roedores comensales. Los roedores comensales más frecuentes en casas son: la rata común, rata gris o rata de alcantarilla (Rattus norvegicus), la rata negra o rata del tejado (Rattus rattus), el ratón doméstico (Mus musculus) y el ratón de campo (Apodemus sylvaticus).

¿Problemas de Ratas o Ratones?

Los roedores comensales generan poblaciones que se expanden rápidamente

Las plagas de roedores comensales en los hogares pueden llegar a ser muy graves si no se controlan a tiempo debido a la gran velocidad de crecimiento de sus poblaciones. En el caso de las ratas, una hembra puede engendrar de 6 a 12 crías en un sólo período de gestación, que tiene una duración de 21 días, y las crías alcanzan la madurez sexual en tan sólo 3 meses. Esto conlleva que bajo condiciones favorables de alimento y agua, una sola pareja de ratas pueda llegar a convertirse en una enorme población de más de 600 individuos en 1 año. En el caso de los ratones comensales, la capacidad de crecimiento de sus poblaciones es aún mayor que en el caso de las ratas comensales. Las hembras engendran en 20 días 5 o 6 crías que alcanzan la madurez sexual en 6-10 semanas. Además, una sola hembra puede quedarse preñada de 5 a 10 veces al año. Esto implica que una sola pareja de ratones se pueda llegar a convertir en 1 año en varios miles de individuos.

 

¿Cómo se introducen en casa?

Las ratas y los ratones se pueden introducir en casa colándose por pequeños orificios, como por ejemplo a través de grietas o agujeros, por los espacios que hay bajo las puertas, a través de cañerías o por los espacios entre el cableado eléctrico. También pueden entrar realizando la entrada ellos mismos, por ejemplo excavando un túnel del exterior de la casa al interior, o realizando un agujero de acceso en materiales fácilmente roíbles como el plástico, el yeso o la madera.

 

Signos de infección en los hogares

Los roedores comensales suelen introducirse en las casas en busca de comida, agua o alojamiento. Debido a que estos animales pueden transmitir enfermedades graves, destrozar bienes materiales o morder, su presencia en los hogares no es bienvenida. Pero, ¿cómo podemos saber si nuestros hogares están infestados por roedores? Detectar la presencia de ratas o ratones en casa no es complicado si se sabe identificar los signos de su presencia.

 

  1. Excrementos y orina. La presencia de excrementos u orina son buenos indicadores de la presencia de roedores en casa. Los excrementos frescos son negros, brillantes y arcillosos, mientras que los antiguos son grisáceos, polvorientos y ruedan con facilidad. En cuanto a la orina, debido a que los roedores suelen orinar mientras están en movimiento, los rastros que dejan son lineales. Además, suelen generar un profundo olor a amoníaco cuando la infestación es importante.
  2. Objetos roídos. Los roedores se caracterizan por poseer dos pares de dientes incisivos que no paran nunca de crecer. Por ese motivo, estos animales tienen la necesidad diaria de roer materiales con el fin de mantener los incisivos cortos y afilados. Las ratas también roen para realizar entradas u obtener alimento. Por tanto, un indicador seguro de la presencia de roedores en el hogar es la presencia de marcas de dientes en alimentos, cables, materiales de construcción o en los bordes de las vigas.
  3. Manchas o borrones en superficies. Como resultado del contacto del cuerpo del roedor con la superficie, los roedores suelen dejar manchas de color gris oscuro a lo largo de los caminos que usan para ir de los refugios a la fuente de alimento o agua. Las marcas recientes manchan si se tocan, mientras que las antiguas tienen un aspecto quebradizo y se desprenden en escamas cuando se rascan.
  4. Presencia de madrigueras. Las ratas construyen madrigueras para nidificar o refugiarse. La rata común realiza madrigueras subterráneas, normalmente con la entrada fuera de los hogares. Ésta se puede encontrar en montones bajo tierra, a lo largo de paredes, bajo montones de basura o bajo losas de hormigón. La rata negra o del tejado realiza sus madrigueras en áticos o dentro de las paredes.
  5. Sonidos. Los roedores son animales con actividad nocturna. Su presencia puede delatarse fácilmente por el sonido de individuos, corriendo, luchando, royendo o rascando materiales durante la noche. Además, las crías suelen comunicarse mediante chillidos, muy perceptibles sobre todo por la noche en zonas tranquilas.
  6. Observación de individuos vivos o muertos. La observación de ratas vivas o muertas es un signo seguro de infección por roedores comensales. Cuando se observan corriendo durante el día es un indicador de poblaciones muy grandes o que los individuos están enfermos o envenenados. Los cadáveres momificados pueden indicar una infestación antigua, mientras que la presencia de muchos cadáveres recientes sugieren que la población está enferma o envenenada.

Nuestras Cookies son utilizadas para mejorar la experiéncia del usuario.