Llámanos gratis: 900 828 001

Cómo hallar una plaga de termitas cerca

Podemos convivir durante largo tiempo con una plaga de termitas en nuestras casas y no saber que están ahí. Aunque no es lo frecuente, podría darse el caso, sobre todo, si la infestación es de termitas subterráneas; y, llegados a ese punto, las estructuras afectadas podrían correr el riesgo de derrumbarse.

Solicita una inspección de termitas gratuita

¿Cómo saber si estamos siendo invadidos por una plaga de termitas?

La razón más plausible por la cual las termitas cuestan de detectar es que, al alimentarse del interior de la madera, dejan intacta la superficie exterior, aprovechándola para cobijarse; por lo que es normal que no nos percatemos de que la madera está hueca. No obstante, nosotros sólo decimos que son difíciles de detectar, pero no imposibles. El truco está en ser constantes y meticulosos a la hora de prevenir; aunque, por supuesto, hay algunas pistas y evidencias que nos pueden poner en alerta.

 

Principal pista de su presencia: los túneles de barro

Nos referimos a unos túneles que cruzan las paredes o las vigas de madera. Son caminos, perfectamente diseñados, que van a parar al nido que, en la mayoría de las situaciones, estará ubicado en el suelo. Son interiores, así que no se ven a simple vista; pero, si la estructura que han utilizado para hacer el túnel está demasiado afectada, puede llegar un punto en que la pared o la viga se derrumbe o resquebraje, simplemente, tocándola con el dedo.

Pero no todas hacen túneles. Hay otro tipo de termitas, las de la madera seca, que lo que hacen son pequeños agujeros que tapan con barro. Esta especie sitúa el nido en la madera infectada; por lo que, inevitablemente, necesitan acceder a la madera, de una forma u otra. De ahí la finalidad de los agujeros, que sirven, sobre todo, para que los ejemplares alados puedan salir al exterior fácilmente.

 

Otras pistas secundarias

Existen otro tipo de indicios que también pueden ser reveladores, como la advertencia de excrementos diminutos alrededor de vigas o paredes; observar rastros de pequeñas alas de termitas, o detectar ondulaciones en la madera pintada, ya sea con color o únicamente con barniz. 

Obviamente, si hay elementos que se caen, que se hunden o que se resquebrajan, no hace falta que vayamos a buscar alguno de los indicios anteriores para corroborar que estamos... ¡ante una plaga de termitas!

 

Utilizamos Cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra "Política de Cookies".