Llámanos gratis: 900 828 001

Las termitas obreras

Las termitas obreras son la casta más abundante de los termiteros. Son hembras de unos 3-5 mm y tienen una coloración blanquecina, sin alas ni estructuras especializadas. La mayoría de las obreras de termitas son ciegas, a excepción de las obreras de la familia Hodotermitidae.

Solicita una inspección de termitas gratuita

Esta casta realiza la mayor parte del trabajo de la colonia, como buscar alimento y alimentar a las demás castas, acicalar y nutrir a la reina, ampliar el nido, crear túneles accesorios o limpiar el termitero de cadáveres. En algunas especies incluso realizan tareas de defensa del termitero contra intrusos.

En algunas familias de termitas, como la familia Kalotermitidae, no existe una casta de obreras propiamente dicha, sino que posee lo que se conoce como “falsas obreras” o pseudoergados. Los pseudoergados realizan todas las tareas desarrolladas por la casta de obreras, pero no se consideran auténticas obreras.

Estos individuos tienen la particularidad de mantenerse en un estadio larval indiferenciado mientras ejercen de obreras, pero pueden desarrollarse en un momento dado y convertirse en reproductivos primarios o suplementarios, y en ocasiones, también en soldados. Además, pueden tener dos orígenes. Pueden proceder del desarrollo de una larva de quinto estadio que congela su desarrollo en el estado de pseudoergado, o puede proceder de una ninfa de primer o segundo estadio que se está desarrollando hacia la casta reproductora, y que regresa al estado indiferenciado de pseudoergado.

A diferencia de los pseudoergados, las obreras consideradas “verdaderas” no pueden diferenciarse a otras castas distintas, y son siempre formas estériles.

Tanto las verdaderas como las falsas obreras de termitas son las únicas en el termitero capaces de alimentarse. Se alimentan exclusivamente de la celulosa presente en la madera, que digieren y regurgitan en forma de líquido. Este líquido es pasado a las demás castas mediante un mecanismo denominado trofolaxia. Al ser los únicos individuos del termitero que tienen la capacidad de alimentarse, esta casta es la causante de los daños producidos en la madera de edificios infectados.

 

 

Nuestras Cookies son utilizadas para mejorar la experiéncia del usuario.