Llámanos gratis: 900 828 001

El tratamiento contra termitas mediante inyección o barrera química

Uno de los tratamientos usados contra termitas en España es el tratamiento de barrera química. Debido a que las termitas suelen vivir enterradas bajo tierra (en el caso de las termitas subterráneas) o en el interior de la madera que están dañando (en el caso de las termitas de madera seca), eliminarlas es una tarea muy complicada, ya que el tratamiento tiene que llegar al interior del nido.

Solicita una inspección de termitas gratuita

Por ese motivo, el uso de métodos de control casero como el rociado de gasolina, de insecticidas domésticos, de alcohol o de otras substancias que potencialmente puedan llegar a dañar a los insectos, no son efectivos, ya que atacan a la plaga de forma muy superficial generando un efecto de dispersión en lugar de una eliminación del problema.

En el caso del tratamiento de barrera química, el insecticida se inyecta en el suelo, paredes o elementos de madera que se encuentren alrededor de la vivienda o edificio afectado por termitas.  De este modo, se trata de que éste alcance a los individuos y los elimine, además de evitar que éstos puedan introducirse en la vivienda y alimentarse de la madera que hay en su interior.

El insecticida se inyecta alrededor del edificio infectado formando un perímetro que funciona como una barrera química, de ahí el nombre del tratamiento, protegiendo el edificio tratado durante un tiempo limitado del ataque de las termitas que hayan quedado al otro lado de la barrera. Este tipo de tratamiento puede ser algo efectivo en el caso de termitas de la madera seca, cuyo nido se encuentra dentro de la madera de la que se alimentan y son colonias más pequeñas, pero es mucho más complicado e ineficaz en el caso de termitas subterráneas.

En este caso, para que el tratamiento sea eficaz es necesario que el insecticida se aplique de forma homogénea, y esto es prácticamente imposible, ya que depende de las características físicas del material donde se introduzca (porosidad, permeabilidad, etc.). Además, el principal riesgo de este tipo de tratamiento es que la barrera química divida al termitero en varias partes. Esto podría forzar la aparición de neoténicos en la colonia que se haya quedado dentro de la barrera con lo que crearían una nueva subcolonia, además de dispersar los individuos que se hayan quedado tras la barrera.

 

 

Nuestras Cookies son utilizadas para mejorar la experiéncia del usuario.