Llámanos gratis: 900 828 001

El tratamiento contra termitas mediante inyección o barrera química

Cuando alguien descubre una plaga de termitas en su casa, lo primero que hace (y entendible), es tomarse la justicia por su mano y emplear una medida que solvente este conflicto de intereses.

Solicita una inspección de termitas gratuita

En este caso, uno de los tratamientos que más se utilizan, al menos en España, es el tratamiento mediante inyección o barrera química. Acabar con este problema puede ser una tarea muy complicada porque el tratamiento, para que sea efectivo, debe llegar al interior del nido que tienen formado.

 

Los remedios caseros

En este sentido y siguiendo el argumento anterior, el uso de métodos de control caseros, ya sea rociar gasolina, utilizar insecticidas domésticos o esparcir alcohol (u otras substancias que potencialmente puedan dañar), no es efectivo dado que sólo atacan a la plaga de forma superficial, sin llegar a trascender más allá y causando la dispersión del problema en lugar de su solución.

 

El tratamiento mediante inyección o barrera química

Este tratamiento debe inyectarse alrededor del edificio infectado por la plaga, haciendo que el perímetro del edificio funcione como una barrera química, como su nombre indica, salvaguardando, por tiempo limitado, un posible contraataque de las termitas. Funciona mucho mejor con las termitas de la madera seca, cuyo nido está en el interior de la madera y sus colonias son más pequeñas, que con las Termitas subterráneas.

Este insecticida se inyecta tanto en suelos, paredes como elementos de madera susceptibles de estar infestados por las termitas.  Lo que se pretende es que afecte, individualmente, a cada miembro de la colonia, evitando que vuelvan a alimentarse con nuestra madera.

 

Los contras al tratamiento

Como decíamos al principio, para que una solución contra las plagas de termitas sea totalmente efectiva, debe de llegar a afectar a todos los integrantes de la colonia, lo cual, es prácticamente imposible sin experiencia previa.

Uno de los principales riesgos de la barrera química es que, en muchas ocasiones, lo único que se consigue es dividir el termitero en varias partes, propiciando nuevas formaciones para sustituir a las termitas que han caído y recomponer la colonia. Por lo tanto, sólo tendríamos individuos dispersos, lo que haría empeorar nuestra situación.

 

Utilizamos Cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra "Política de Cookies".