Llámanos gratis: 900 828 001

Topillos

Los Topillos pueden ocasionar grandes daños a los cultivos agrícolas

Los topillos son roedores de pequeño tamaño de la subfamilia de los Arvicolinos. Algunos, como el topillo campesino, pueden ocasionar grandes daños a los cultivos agrícolas al consumir las plantas o desnivelar el terreno debido a la excavación de túneles.

Biología reproductiva del Topillo

La reproducción de los topillos depende de las condiciones ambientales y de la disponibilidad de alimento. Así, mientras que la mayoría de poblaciones pueden reproducirse durante todo el año, las que se ubican en zonas montañosas como las situadas en los Pirineos o la Sierra de Guadarrama son estacionales debido a que los inviernos son demasiado fríos para mantener la actividad reproductiva. En el caso del topillo mediterráneo, las poblaciones ubicadas al sur de la Península también presentan una actividad reproductiva estacional, mucho más disminuida en verano, como resultado de la rigurosidad de las condiciones ambientales durante esta época del año.

Las hembras suelen alcanzar la madurez sexual algunas semanas antes que los machos. En general, las hembras suelen ser maduras sexualmente al mes o mes y medio de vida, mientras que los machos suelen tardar unos dos meses.

El tiempo de gestación depende de la especie de topillo, pero en general, suele ser de aproximadamente unas tres semanas. El número de camadas y de crías por camada también es muy fluctuante, depende de las condiciones ambientales y del alimento disponible, así como de la especie. Sin embargo, las especies de topillos que causan problemas en cultivos suelen ser más prolíficas. El topillo campesino puede dar unas 2-11 crías por camada, el topillo agreste unas 4-6 crías, mientras que el topillo mediterráneo de 1 a 4 crías. La lactancia suele durar unos 24-28 días.

 

La organización social de los Topillos es muy variable según la especie

Podemos encontrarnos con agrupaciones monógamas y familiares formadas por un  pequeño número de individuos en el topillo mediterráneo, en el topillo pirenaico y en el topillo de cabrera, mientras que en el topillo rojo la organización social está formada por  territorios defendidos por hembras durante la época reproductora y con un sistema de apareamiento poligínico (un macho con varias hembras) o promiscuo. El mismo sistema poligínico lo podemos encontrar en el topillo agreste y en el topillo campesino, pero en este caso son los machos los que defienden los territorios y las hembras las que forman los grupos sociales. Mención aparte se merece el topillo nival, que posee un sistema de apareamiento promiscuo mediante la formación de territorios defendidos por hembras durante el verano, pero no así durante el invierno, en el que los individuos se vuelven solitarios y erráticos.

 

Los Topillos son básicamente herbívoros

En función de la especie pueden ser más selectivos u oportunistas. Pueden consumir brotes, hojas y tallos tiernos, bulbos, semillas, frutos y flores, tubérculos, raíces, hongos o musgo.

 

Especies de topillos presentes en España

En España existen 8 especies de topillos:

  1. Topillo nival (Chionomys nivalis). Uno de los topillos de mayor tamaño (9,2-14 cm sin contar la cola). Presenta una tonalidad grisácea y con tonos pardos, y la zona ventral blanca o gris claro. Tiene una cola muy larga. En la península ibérica se encuentra en las principales zonas montañosas. No causa daños de importancia económica.
  2. Topillo agreste (Microtus agrestis). Tamaño mediano y robusto (9,5-1.2 cm sin contar la cola), con una cola muy corta. Pelaje de color pardo grisáceo con flancos más claros. Tiene la garganta, el vientre y las patas grises. En la península ibérica se encuentra en el tercio septentrional. Puede ocasionar problemas puntuales en cultivos agrícolas y silvícolas. También puede dañar árboles frutales al roer la corteza.
  3. Topillo campesino (Microtus arvalis). Aspecto macizo y redondeado. (6,7-14 cm sin contar la cola). Color pardo-amarillento en el dorso y vientre grisáceo. Muy parecido al topillo agreste. En la península ibérica se encuentra en la meseta norte y en los Pirineos. En las épocas de explosión demográfica ocasiona grandes daños en los cultivos agrícolas de la meseta norte, especialmente en los cultivos de regadío. Puede transmitir distintas enfermedades (como la rabia o la tularemia) así como parásitos.
  4. Topillo de cabrera (Microtus cabrerae). Topillo grande y robusto (11,6-13 cm sin contar la cola). Pelaje de color pardo o gris oliváceo y vientre de color crema. Se trata de un endemismo ibérico. Se puede encontrar en el pre pirineo, sistema ibérico meridional, cordilleras Béticas, sistema central y en la provincia de Zamora. No causa daños de importancia económica.
  5. Topillo mediterráneo (Microtus duodecimcostatus). Topillo pequeño (8-11 cm sin contar la cola). Pelaje de color pardo amarillento. Cola de color gris. Presente en la mayor parte de la Península excepto en la zona noroccidental. Puede generar plagas cuando alcanza altas densidades, pero solamente de forma ocasional.
  6. Topillo pirenaico (Microtus gerbei). Topillo pequeño (9,4-10,4 cm sin contar la cola). Pelaje pardo rojizo y grisáceo en el vientre. Cola bicolor con la parte dorsal oscura y la ventral clara. Presente en el norte de la península ibérica desde el pirineo gerundense hasta Cantabria. No causa daños de importancia económica.
  7. Topillo rojo (Myodes glareolus). Topillo pequeño (9-12 cm sin contar la cola). Pelaje bicolor, con el dorso castaño rojizo y el vientre gris plata o crema. Cola bastante larga, oscura en el dorso y clara en el vientre. En la Península se encuentra en la franja septentrional. No causa daños de importancia económica.
  8. Topillo lusitano (Microtus lusitanicus). Topillo pequeño (7.75-10.5 cm sin contar la cola). De cola y orejas pequeñas. Pelaje gris oscuro o sepia en el dorso y gris en el vientre. Cola bicolor con el dorso más oscuro. En la península ibérica se encuentra en el cuadrante noroccidental. Ocasionalmente puede constituirse como una plaga agrícola cuando alcanza altas densidades. Los cultivos más afectados son los frutales (al sacarle la corteza de la base del tronco) y los hortícolas (principalmente zanahoria y patata). 

 

Nuestras Cookies son utilizadas para mejorar la experiéncia del usuario.