Llámanos gratis: 900 828 001

Seguridad alimentaria: Principales plagas

Una de las normas de higiene en seguridad alimentaria más importantes, es la de asegurar que los alimentos se encuentren libres de plagas que puedan causar o transmitir enfermedades. Las amenazas más comunes son: roedores, cucarachas, moscas y hormigas.

Seguridad alimentaria: Plagas a tener en cuenta

Roedores

Los roedores pueden infectar alimentos a través del contacto directo con partes del cuerpo portadoras de los microorganismos causantes de las enfermedades, o por contaminación del alimento mediante excrementos u orina infectada. Varios estudios científicos han demostrado que los roedores son vectores de múltiples enfermedades ocasionadas por virus, bacterias y parásitos. De entre las enfermedades más graves transmitidas por roedores a los alimentos destacan:

  1. Leptospirosis. El contagio se realiza mediante el consumo de agua o alimentos contaminados con orina de roedores portadores del microorganismo. El 15% de los casos graves de leptospirosis termina con un desenlace fatal para la persona infectada.
  2. Tularemia. Enfermedad causada por una bacteria. Se trata de una enfermedad grave muy infecciosa. Las bacterias presentes en la orina de los roedores pueden infectar alimentos y agua.
  3. Enfermedades causadas por enterobacterias como la Salmonelosis o las infecciones por Escherichia coli, que pueden causar graves infecciones intestinales.
  4. Listeriosis. Enfermedad bacteriana que puede causar meningitis, neumonía y abortos en mujeres embarazadas.
  5. Enfermedades causadas por parásitos microscópicos como la Criptosporidiosis o la Giardiosis, causantes de fuertes diarreas y desordenes intestinales,  o la Equinococosis, enfermedad causada por un parásito de tipo cestodo que produce el crecimiento de quistes en pulmones e hígado. Si no se trata a tiempo, esta enfermedad produce la muerte en el 80% de los casos.               
  6. Capilariasis. Enfermedad causada por un parásito nematodo. Se ha visto que la prevalencia en roedores de este parásito puede exceder el 80%. La infección en seres humanos es causada por la ingestión de huevos alojados en alimentos contaminados por excrementos de roedores. Una vez ingeridos, los huevos eclosionan y el parásito se aloja en el hígado de la persona infectada causándole hepatitis.

Cucarachas

Las cucarachas son otro ejemplo de plaga causante de la transmisión de enfermedades alimentarias debido a que tienen tendencia a alimentarse de excrementos y basura de todo tipo. En consecuencia, pueden funcionar como vectores de distintas enfermedades causadas por microorganismos presentes en las heces o en el material en descomposición del que se han alimentado previamente.

Numerosos estudios científicos han demostrado la capacidad de las cucarachas para funcionar como vectores de varias enfermedades alimentarias al contaminar los alimentos con sus heces o a través del contacto directo con las patas. Entre ellas destacan: la Salmonelosis, la Shigeliosis o la Campilobacteriosis. Además, se ha visto que también pueden transportar (y por tanto funcionar como vectores) de Escherichia coli (puede causar infecciones intestinales graves), Klebsiella pneumoniae (causante de infecciones urinarias y neumonías) y numerosas enterobacterias causantes de enfermedades gástricas.

Moscas

Las moscas son otro factor de diseminación de enfermedades alimentarias a considerar en las empresas de manipulación de alimentos, ya que está demostrado que son vectores de numerosas enfermedades alimentarias, y, en consecuencia, su presencia puede estar asociada a la contaminación de los alimentos por estos patógenos. Tres de las especies más estudiadas en este aspecto son la mosca doméstica (Musca domestica), la mosca Mediterránea de la fruta (Ceratitis capitata) y la mosca del vinagre (Drosophila melanogaster). Se ha visto que estas especies son efectivos vectores de Salmonella y Escherichia coli, ambas bacterias causantes de infecciones intestinales que pueden llegar a ser graves. La contaminación de los alimentos se produce por simple contacto de las patas, por las heces que producen mientras comen, o por un líquido que vomitan antes de alimentarse y que sirve para disolver los sólidos y poder digerirlos.

Hormigas

Las hormigas, como las moscas, también se ha demostrado que pueden llegar a funcionar como vectores de numerosos microorganismos causantes de enfermedades. Una de las especies más estudiadas es la hormiga argentina (Linepithema humile), considerada una de las 100 peores especies invasoras del mundo. Esta especie tiene una especial predilección para invadir edificios de todo tipo. Si a esto le añadimos su demostrada capacidad para funcionar de vector de numerosos patógenos como SalmonellaEscherichia coli o Staphylococcus aureus, todos ellos causantes de enfermedades alimentarias, su presencia en locales o establecimientos alimentarios es todo un peligro para la salud pública.

 

En conclusión, las plagas suponen un gran riesgo para la industria alimentaria debido a su gran capacidad para funcionar como vectores de numerosas enfermedades alimentarias. La mejor forma de prevenir dicha contaminación y, por tanto, garantizar la seguridad alimentaria, es disponer de una empresa de control de plagas certificada que prevenga su aparición eran cualquier parte de la cadena de producción. 

 

Nuestra solución global: 

"¿Problemas con las plagas? Podemos darte una solución rápida y profesional"

Omayra Orejuela, Técnico de Control de Plagas

Publicado: 08-02-2018

Nuestras Cookies son utilizadas para mejorar la experiéncia del usuario.